¿Sabías que puedes ahorrar entre un 15 y 30% en el gasto de combustibles.?

Sólo observas y controlas las siguientes variables (Fuente: fueleconomy.gov, USA)

  1. Controlas el límite de velocidad

Esta es la solución más eficaz y sencilla para aumentar la eficiencia de la gasolina y el Diesel. La velocidad más eficiente para el rendimiento del combustible puede ser el punto en el que el vehículo se desplaza a alta velocidad, la cual variará de acuerdo al tipo de unidad. Para la mayoría de los mismos, esta velocidad se encuentra alrededor de los 80 km/h (50 mph).

Según estudios en Estados Unidos se gasta aproximadamente 0.25 por cada 8KM que sobrepase de este límite, en este caso es altamente recomendable ver las especificaciones técnicas del vehículo, el tipo de carga y las áreas por donde se desplaza.

Traducido al mercado local con un costo promedio por galón de RD$210, en un tanque de 20 galones te puedes ahorrar RD$530, suponiendo que actualmente manejas a unos 100 km/h

Instalar un buzzer que le genere un sonido al chofer cuando sobrepase la velocidad te será de gran utilid

2. Planificas bien tu viaje o ruta del día

Un viaje bien planificado le permitirá llegar a su destino de la manera más rápida, fácil y segura, y por lo tanto realizar una conducción más eficiente ahorrando combustible.

Alargar solo diez minutos el viaje de 1 hora provoca un aumento del consumo en gasolina o diésel de un 14% por ciento.

Para el segmento corporativo existen herramientas que te permiten hacer la ruta del día con notificaciones cuando el usuario se sale de lo programado.

3. Comprueba la presión de los neumáticos

Los neumáticos deben de ir hinchados a la presión indicada por el fabricante y según las condiciones climatológicas. Además de cuidar nuestra seguridad nos permitirá una conducción más eficiente. Conducir usando neumáticos con una presión de 0,5 bares inferior a la correcta, reduce el rendimiento del combustible en un 2% y en un 4% en áreas urbanas y suburbanas, respectivamente.

Agregar sensores para el monitoreo de la presión de los mismos tendrá un impacto económico y en la seguridad de sus choferes y cargas

4. Reduzca las cargas innecesarias

Aunque suene descabellado en muchas ocasiones tenemos cargas innecesarias en nuestras unidades. No solo es una cuestión de espacio, conducir con 100 kilos de peso innecesarios a bordo ocasiona que el consumo de combustible, en un coche de tamaño medio, se dispare un 6%.

Al llevar carga en el techo se incrementa la resistencia aerodinámica (contra el viento) y disminuye la eficiencia de combustible de su vehículo.

Una caja de carga redondeada grande, por ejemplo, puede aumentar su consumo de gasolina de un 2% a un 8% en ciudad, un 6% a 17% en carretera, y de un 10 a un 25% a velocidades de carretera interestatal (65 a 75 mph).5

Las cajas de carga o plataformas traseras aumentan el consumo de gasolina mucho menos–solo un 1% o 2% si maneja en ciudad y 1% a 5% en carretera.

Si necesita usar un contenedor de carga externo, quítelo cuando no lo esté usando y ahorrará combustible y dinero

5. Arranque y puesta en marcha

Arranca el motor del coche sin pisar el acelerador (en los motores de gasolina puedes iniciar la marcha inmediatamente después del arranque; en los motores diésel, espera unos segundos antes de comenzar a moverte).

Usa la primera marcha solo para el inicio. Cambia a segunda velocidad a los 2 segundos o 6 metros aproximadamente.

Comienza a conducir lentamente (20 km/h en 5 segundos para ahorrar un 11 por ciento de combustible) y evita acelerar bruscamente.

Las herramientas de conducción ecológica te alertan y te llevan un histórico de las veces que el chofer viola estas normas

6. No mantengas el motor inactivo

En paradas prolongadas, es recomendable apagar el motor. Un motor al ralentí durante 10 minutos (en punto muerto y con el aire acondicionado desconectado) consume 0,13 l/100 km de gasolina.

Circulando a más de unos 20 km/h con una marcha insertada, si no pisas el acelerador, el consumo de carburante es nulo. En cambio, a ralentí, el coche consume entre 0,5 y 0,7 litros/hora.

La función de ralentí se programa en base al tiempo especificado por el administrador de la unidad, y se lleva un control estadístico de las veces y lugares donde sucede

7. Uso del aire acondicionado

Use el aire acondicionado solamente cuando sea necesario.

Cuando la temperatura exterior es de 25º C, el aire acondicionado reduce el consumo de gasolina en un 12 por ciento. En ciudad, abrir las ventanillas (cuando hacerlo sea seguro) es más eficiente que usar el aire acondicionado.

Sin embargo, ocurre lo contrario cuando se conduce a más velocidad, debido a la mayor resistencia del aire.

8. Usa el frenado del motor

Si sueltas el acelerador cuando te das cuenta de que debes de frenar, se detiene el suministro de combustible, con lo que el rendimiento de éste aumenta en un 2 por ciento.

Frenar repetidas veces solo desperdicia energía, convirtiéndola en energía térmica innecesaria y además reduce significativamente la vida útil de los frenos. En el futuro, la mayoría de los autos podrían estar equipados con sistemas en los que la potencia de frenado se convertirá en energía reutilizable, pero es altamente improbable que tu auto cuente con esta tecnología actualmente, a menos que sea un híbrido.

9. Cambio de marcha a bajas revoluciones

Optimiza al máximo el cambio de marchas. Circula el mayor tiempo posible en las relaciones más largas y a bajas revoluciones (en la ciudad, siempre que sea posible, utilizar la 4ª o 5ª marcha, respetando los límites de velocidad).

Sobre el papel, el par motor de un vehículo diésel aconseja cambiar de marcha entre las 1.500 y 2.500 rpm. En caso de los gasolina el momento óptimo se sitúa entre 2.000 y 2.500 rpm. Si tu coche no dispone de cuentarrevoluciones, la velocidad puede servir de referencia. Así, insertaremos la tercera velocidad a partir de 30 km/h, la cuarta cuando alcancemos los 40 km/h, la quinta al circular a 50 km/h y la sexta velocidad, en caso de que el coche la tenga, a partir de los 60 km/h

.

10. Conduce hasta que el tanque esté casi vacío.

Esta parte es solo ciencia: un auto más liviano utiliza menos gasolina. ¿Qué puede hacerlo más liviano? No tener el tanque lleno. Así que cuando te quede 1/3 del tanque y te veas tentado a llenarlo nuevamente, dale un par de días. Ese último tercio del tanque puede durar un poco más que el primero.

Notas:

Muchas de las estadísticas presentada en este manual están basadas en el mercado de Estados Unidos, esto porque es el país donde más estudios e información pública podemos tener.

Sin embargo, tenemos estudios del Instituto de Aire Limpio de Colombia en combinación con el BID que arrojan valores similares; en climas cálidos como el nuestro apagar el aire acondicionado puede ser el mayor factor de ahorros, incluso en las autopistas el efecto de resistencia aerodinámica (resistencia del aire) es mucho menor.

Mas información

www.hitek.com.do/gps-plan-avanzado/